CLICK BELOW FOR WAYS TO GET INVOLVED

CLOSE

Bring Brave Miss World to your community or campus
to spark conversation, awareness and change.

>> Click here to host a screening

Sharing your survival story can inspire others who may be
victims of sexual assault to receive the help they need.

>> Click here to join the conversation

Buy a T-Shirt or make a donation and be part
of the solution for rape awareness and prevention.

>> Click here to make a donation
>> Click here to buy a t-shirt

Army

Cuando tenía 23 años de edad empecé a trabajar con el ejército de mi país por 6 meses. Allí conocí a un teniente que al principio nos llevábamos bien, conversábamos, etc. Teníamos las habitaciones continuas. Un día, él me llamó y él estaba dentro de su habitación, yo no pensé nada malo, sólo entré para ver para qué me llamaba. Quedamos los dos solos en la noche, el me besó y me abrazó, él me gustaba, pero cuando vi que él empezó a forzarme para quitarme la ropa, me asusté, le dije “No” que nunca había estado con ningún hombre, le decía no, no, pero él continuaba forzándome, simplemente me quedé paralizada porque no podía creer lo que estaba pasando. Cuando terminó, me echó de la habitación. Tuve un sangrado terrible y me asu sté, le hice creer a mi compañera de cuarto que tenía la menstruación, pero no era así. Al día siguiente volvió a pasar lo mismo y fue la última vez porque cambié inmediatamente mi forma de ser, todo el mundo se dió cuenta, pero nadie supo nada, todos creyeron que yo tenía un romance con el teniente, preferí que pensaran eso antes que supieran la verdad. Para que nadie se diera cuenta, trataba de actuar como si nada hubiera pasado, pero no pude. Me aislé de todo el mundo, no hablaba con nadie. Por miedo a que el teniente intentara nuevamente acercarse a mí, inicié una relación con otra persona sólo para mantenerlo a distancia por miedo. Ese noviazgo no duró mucho. Duré dos años después de eso terribles, con depresión, amargura, me culpé a mí misma, bajé de peso hasta 36 kilogramos, me iba terrible en el trabajo, nunca pedí ayuda, sólo lo sabía mi mamá y dos amigas. Pero las preguntas que siempre se hace son: Por qué no gritó, por qué no habló?. Es fácil decirlo, pero como denunciar cuando tenía las de perder? Supuestamente, la mujer es la que provoca al hombre. Cómo hablar si no me van a creer? porque intenté actuar como si nada hubiera pasado. Tiempo después el teniente me buscó y me pidió perdón, como proceso de sanación, lo perdoné. Después de 5 años, pensé que lo había superado todo, empecé a tener una relación con un profesor, pero en el encuentro sexual tuvimos muchos problemas porque aún sentía miedo, me paralizaba, trataba de que el miedo no me dominara, pero fracasé en eso. Con todo el esfuerzo del mundo, le conté lo que me había pasado y sabe que pasó?, me dejó de hablar y nuevamente tuve una recaída anímicamente. Eso nunca se supera? Podré algún día tener una relación normal, sin miedo?.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *