CLICK BELOW FOR WAYS TO GET INVOLVED

CLOSE

Bring Brave Miss World to your community or campus
to spark conversation, awareness and change.

>> Click here to host a screening

Sharing your survival story can inspire others who may be
victims of sexual assault to receive the help they need.

>> Click here to join the conversation

Buy a T-Shirt or make a donation and be part
of the solution for rape awareness and prevention.

>> Click here to make a donation
>> Click here to buy a t-shirt

Por Fin Puedo Decirlo

Es la primera vez que hablo de ésto, el único que llego a saberlo ya está en el cielo cuidando de mi, mi amado abuelito…. Sucedió cuando era una niña, al comienzo no entendía que había ocurrido pero con el paso del tiempo lo entendí y ahora creo que muchas de mis traumas sexuales pueden estar relacionados con esos hechos.
Ya ni recuerdo la edad que tenía cuando fui victima del primer abuso, fue en un pueblo donde a veces íbamos de vacaciones, había un señor que tenía un tienda y vendía dulces, mi abuelo casi siempre tomaba gaseosa allí y eran amigos. Comenzó primero por ofrecerme dulces a cambio de un beso en la mejilla, después fue un abrazo, después el me daba besos en la mejilla. Hasta entonces era inocente para mi, pero un día, entré a la tienda y mientras miraba una tortuga que había comprad, cerro las puertas, comenzó a ofrecerme dulces pero esta vez me apretó fuerte contra él y comenzó a besarme y tocarme, a tratar de bajarme la ropa interior, de nada valía lo que dijera o hiciera, el era muy grande y pesado, rápidamente tapo mi boca y pasó lo que tenía que pasar, abuso de mi. Desde luego no lo entendí así, el me dijo que era al go que hacían las personas que se querían mucho y que el a mi me adoraba que era su pequeña y me dijo que no le dijera nada a mi abuelo ni a nadie porque Dios me iba a castigar y haría que ellos que eran tan amigos pelearan.

Yo no dije nada pero no quise volver a la tienda y mi abuelo comenzó a ver que yo lloraba o incluso me orinaba cuando el me obligaba a ir, así que un día me sentó en sus piernas, me abrazo y me dijo que le contará, que el siempre iba a cuidar de mi; yo no le dije toda la verdad, solo le dije que ese señor me había tocado y me había obligado a tocarlo; inmediatamente mi abuelo se pi¿uso de pie y fue a enfrentarlo, se que tuvieron una pelea porque mi abuelo llegó con golpes. Le pedí que no le dijera a nadie porque yo sabia que Dios se iba a poner bravo y que si alguien lo sabia ya no podría usar vestido blanco cunado me casara, al fin y al cabo aún tenia algo de inocencia… mi abuelito nunca le dijo a nadie o al menos nunca supe que lo hubiera hecho.

A los 12 años tuve otro intento de violación; fue un día llegando a mi casa, un señor que no conocía subió conmigo las escaleras del edificio, detrás mio y mientras subía comenzó a tratar de tocarme mis parte intimas, yo corrí para llegar a mi apartamento pero me resbale y el señor trato de tomarme por la fuerza, por fortuna logré pegarle en la cara y subí y timbre en la primera puerta que abrí; gracias Dios mi vecina, se dio cuenta y comenzó a gritar.

Después a los 15 años, yo hacía parte de los Boy Scouts, en un campamento me caí y me lesione un tobillo, como no podía caminar me quede cuidando el campamento durante una caminata, uno de mis compañeros se ofreció a acompañarme “para que no me quedara sola y cuidar de mi”, eramos amigos así que me sentía tranquila. Pero después de que todos se hubieran ido, él me pidió que lo acompañará a recoger madera para la fogata de la noche, en cuento estuvimos un poco apartados me ofreció sentarnos en el piso y allí comenzó a tocarme y besarme, yo que ya no era una niña sabía perfectamente lo que ocurría pero al no poder correr el me forzó y finalmente abuso de mi; nuevamente me sentí como aquella niña pequeña, tonta y desvalida, no dije nada, sentía que era mi culpa porque él era mayo q ue yo y el el fondo me parecía atractivo y cuando se ofreció a cuidarme lo vi como el príncipe azul. En mi interior temía descubrir que yo era la culpable o que lo había incitado de alguna forma, así que calle. desde luego me retire del grupo en cuanto llegamos a la ciudad. recuerdo que pelee con Dios, deje de creer en él, cambié de amigos, de forma de ser, de vestir de pensar; a medida que crecía y maduraba pude ver las cosas con claridad, hacer las pases con la vida con Dios.

Hoy tengo dos hermosos hijos, que son mi bendición, no ha sido fácil entablar relaciones y mi esposo ni siquiera sabe todo esto, sólo lo sabe Dios y mi ángel en el cielo; creo que muchos aspectos de mi vida hubieran sido más fáciles si yo hubiera hablado, recibido orientación. Hoy entiendo que nada de eso fue mi culpa. yo no propicie nada o si lo hice no fue con esa intención, yo no lo merecía y definitivamente Dios no esta bravo conmigo por eso.

Invito a todas las victimas para que hablen, no nos quedemos calladas, tarde o temprano estos traumas nos pasan factura y nos quebramos; nadie esta solo en el mundo, siempre tendremos a Dios, que nunca nos juzgará. Yo espero algún día tener la valentía de contarle a mi familia, a mi esposo y a mis hijos.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *