CLICK BELOW FOR WAYS TO GET INVOLVED

CLOSE

Bring Brave Miss World to your community or campus
to spark conversation, awareness and change.

>> Click here to host a screening

Sharing your survival story can inspire others who may be
victims of sexual assault to receive the help they need.

>> Click here to join the conversation

Buy a T-Shirt or make a donation and be part
of the solution for rape awareness and prevention.

>> Click here to make a donation
>> Click here to buy a t-shirt

Sexual Abuse

Hola. Tengo 25. La primera vez que fue abusada sexualmente fue por mi abuelo, yo tenía 7 u 8 años, cuando él me llamó a su habitación y me preguntó que si yo sabía besar, y yo le dije que no. Desde ahí empezaron una serie de actos desagradables. Cada vez que sucedía eso él me decía que no podía contarle nada a mi mamá. Claramente no lo hice porque me sentía demasiado culpable, avergonzada y hasta el punto de pensar que él le estaba siendo infiel a mi abuela conmigo. No sé cuántas veces pasó, pero fueron varias. Hasta que un día mi empleada empezó a sospechar de eso, y le contó a mi mamá. Ella lo confrontó y le prohibió que fuera a la casa mientras ellos no estuvieran. Un día llegué a casa con mi mamá y él esta con mi hermanito de 4 o 5 años ent re sus piernas y tocando sus genitales. Por supuesto, mi mamá al ver eso se enfureció, lo echo de la casa y desde ahí nos tenía vigilados de él. Las cosas se calmaron en la familia con el tiempo. El siguiente episodio fue con un primo que me llevaba a lugares alejados de la casa para tocarme; y el tercero con un primo de mis primas que me obligó a besarlo toda la noche, y yo ya estaba cansada y sólo quería dormir.

Todo eso sucedió en espacios muy seguidos. Me sentía una prostituta y me juré que nunca lo sería. Nunca conté de lo sucedido por temor, culpa, vergüenza, hasta que a los 22 se lo conté a mi mamá, y realmente fue liberador. Hablar alivia, calma y ayuda a entender que nada de lo que uno cree es verdad. Que la vergüenza y la culpa la deben sentir ellos, no la víctima. Este es un proceso largo, muy largo, pero he sanado muchas heridas con el tiempo, y las recaídas son cada vez menores.

Desde Colombia, Dios bendiga a todas a víctimas de esos atroces actos, y puedan sanar sus heridas.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *